DEPRESIÓN ESTACIONAL: NO DEJES QUE EL CLIMA AFECTE A TU EQUILIBRIO EMOCIONAL

Está comprobado que el clima puede afectar, y mucho, a nuestro estado de ánimo. Hay personas que son más sensibles a los cambios de estación y la llegada del invierno, por ejemplo, les produce una tristeza inmensa que si no se gestiona bien puede conducir a una depresión estacional.

Dada la cantidad de factores que pueden ser causa de depresión, queremos estar preparadas para combatir cualquier síntoma de depresión desde el primer momento. Y no vamos a permitir que el ciclo natural de las estaciones nos impida ser felices. Así que nos hemos informado para conocer a fondo lo que es la depresión estacional.


Qué es la depresión estacional

La depresión estacional es un trastorno emocional provocado por los cambios de estación, especialmente ante la llegada del invierno, aunque los síntomas de esta depresión pueden darse también de cara al verano. Y no podemos olvidarnos de la tristeza característica del otoño o de la conocida astenia primaveral. El caso es que el clima puede llegar a alterar nuestro equilibrio emocional de forma considerable.

Los síntomas de la depresión estacional son los mismos que los de cualquier otro tipo de depresión, como la tristeza, la alteración del ciclo del sueño, cambios en los hábitos alimenticios, desilusión, pesimismo, fatiga o aislamiento social. Aunque a primera vista pueda parecer que se trata de un trastorno emocional pasajero, hay que tener cuidado porque puede derivar en una depresión crónica.

Esta depresión estacional está muy relacionada también con los episodios de angustia y si se presenta con mucha fuerza puede aparecer combinada con pensamientos de suicidio. Así que debemos olvidarnos de no prestar atención a nuestros cambios en el estado de ánimo provocados por el clima, ya que la depresión estacional requiere su tratamiento.

Cómo superar la depresión estacional

Dado que la depresión estacional aparece sobre todo en invierno, se ha comprobado que la terapia de luz es muy efectiva para recuperar el ánimo. Pero en cualquier caso se trata de una depresión que puede necesitar de un tratamiento farmacológico y de obligada terapia psicológica. Además, hay algunos hábitos que podemos cambiar para evitar que la depresión estacional nos afecte.

Es muy importante, por ejemplo, mantener una buena higiene del sueño, así como controlar nuestros hábitos alimenticios teniendo especial cuidado ante los cambios de estación. También debemos observar en qué momento aparecen los primeros síntomas, ya que no todas las personas sufren esta depresión en invierno, sino también en verano.

Para esta depresión estacional es fundamental la práctica de ejercicio físico de forma regular y mantener las actividades habituales. Que el invierno y la falta de luz no te encierren en casa, procura seguir con tu vida social, aunque no te apetezca, y con aquellas actividades que te hacen sentir bien.

Fuente: http://www.diariofemenino.com. Laura Vélez.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies